Revista Comarcal

Revista Comarcal

Logo Facebook
70

CONSECUENCIAS DE LA INFLACIÓN

Sentimos, desde la Redacción de la Revista Comarcal, la necesidad de dirigirnos a todos nuestros suscriptores y lectores. Normalmente, los editoriales de la prensa exponen opiniones sobre los problemas candentes de la sociedad a la que se dirigen. Nuestra revista, cada uno de los redactores, tiene opiniones sobre los graves problemas del mundo. Pero nuestro ámbito es esta comarca y sus habitantes, su historia y sus problemas. Más informados especialistas se ocupan de la carestía de la vida, las guerras, la energía, las migraciones o el cambio climático. Pero este pequeño rincón de la provincia de León no es ajeno a todos esos problemas que a todos nos afectan.

La pandemia del COVID-19, atenuada, pero no finalizada, hizo que nuestra publicación sufriera a causa del cierre de establecimientos distribuidores de la publicación por lo que se redujo la tirada y el número de ejemplares por año a tres. De uno de los números, que se distribuyó después de editado, meses más tarde, no se cobró, por decisión de la Redacción, la cuota a los anunciantes, cuota que sigue siendo la misma desde el número uno de hace 21 años.

En este mundo tan interconectado, tan globalizado, un episodio en un lejano país repercute en el nuestro. Hace unos meses la imprenta Kadmos, que siempre nos ha ofrecido los mejores servicios al precio que podíamos asumir, nos comunicó que el papel había subido el 42%, que era imposible mantener el precio de la edición. La solución es aparentemente simple: Bajar la calidad del papel hasta incluso papel de periódico. Menor número de páginas. Editar en blanco y negro. Lo cual sería desnaturalizar el producto. Todo esto para explicar y responder a los fieles a la Revista Comarcal ante la sorpresa que se van a encontrar en la portada del número 79: precio de venta 5 euros. El anterior precio de 4 euros fue puesto en julio de 2007, hace 15 años, número 23 de la RC.

La R.C se difunde también por Internet. Su coste es el 50% pero nuestros lectores no han optado sino en exiguo número por este método.

Otro problema que sufre toda la prensa escrita es la competencia y facilidad de los modernos métodos de comunicación: telefonía móvil, videoconferencias, sistema de mensajería de WhatsApp, prensa digital, canales múltiples de TV, que han hecho desaparecer la mayoría de los kioscos de prensa en las ciudades.

Añadamos, finalmente, que las nuevas generaciones no parecen ver atractivo este método de comunicación que requiere espacio, tiempo de elaboración, lentitud… y que, hemos lamentado siempre que la firma de mujeres sólo se produzca accidentalmente. Ahora que en el país se ha producido una eclosión de literatura escrita por mujeres, aquí no notamos tal empoderamiento.

Conclusión: La Revista Comarcal es de los lectores y anunciantes y seguirá en la calle mientras ellos quieran y las cabeza de la envejecida plantilla de redactores siga con esta tarea de voluntariado hasta que sus neuronas lo soporten.